sábado, 14 de febrero de 2009

Reflexiones después del asesinato de Eluana

La crueldad fanática de la cultura de la muerte asesinó a Eluana
(André F. Falleiro Garcia)

Eluana Englaro, italiana de 38 años, murió el 9 de febrero del 2009. Habría sufrido un accidente automovilístico en 1992. Desde entonces permaneció en estado de coma. Su propio padre (!) obtuvo autorización judicial, en última instancia, del Tribunal de Apelación de Milán, después de 10 años de disputa en la sede de justicia, para que Eliana sea llevada a la muerte, privándole de comida y de bebida.


El neurólogo que acompañó el caso, Dr. Carlo Alberto Defanti, esperaba que la muerte de ella ocurriese después de 12 o 14 días de ausencia de alimentación y de agua. Entretanto, el óbito se dio en apenas tres días. Murió sola, sin tener a su lado un médico, un enfermero, un familiar.
Fue un caso emblemático. Estaba en juego la cultura de la muerte, no la cultura de la vida. Era preciso asegurar el “derecho humano” de ser asesinada y “no sufrir más”. Eluana no murió de muerte natural, y sí porque los fanáticos de la cultura de la muerte le quitaron la comida y el agua. Sobre todo, había empeño en matarla para inaugurar y consagrar la aplicación de la eutanasia en Italia.

El diccionario Aurelio presenta dos sentidos para el término eutanasia:

1) “Muerte serena, sin sufrimiento”.

No comprendo como pueda haber serenidad y ausencia de sufrimiento en la privación completa de comida y agua durante días. El desconfort y el malestar ya se hacen sentir cuando tal privación dura unas horas. Cuánto más si es definitiva y nos lleva a la muerte.
A esquerda fanática e desumana desfilou em Roma para pedir a eutanásia para Eluana
2) “Práctica, sin amparo legal, por la cual se busca abreviar, sin dolor o sufrimiento, la vida de un enfermo reconocidamente incurable.

En el caso de Eluana, hubo autorización judicial para el asesinato, emanada de la más alta corte judicial competente. Si, los jueces autorizaron el asesinato en noviembre del 2008. Será preciso de modo explícito calificarlos moralmente? La decisión de los tribunales inaugura una secuencia de homicidios. En el transcurso del tiempo habrá probablemente miles de casos .....

La legión de asesinos tuvo prisa en realizar la infamia. Corrieron para privar de la vida a una persona totalmente indefensa en el lecho de un hospital. Como el primer ministro Silvio Berlusconi había iniciado el procedimiento para la aprobación urgente de un proyecto de ley en el Senado, que impidiese la aplicación de la eutanasia en este caso, urgía que la pobre víctima muriese antes que la votación legislativa le garantizase el derecho a la vida.

El Presidente del Gobierno Berlusconi inclusive llegó a dictar un decreto, aprobado por el Consejo de Ministros, para impedir el desenlace fatídico. Pero el Presidente da Italia, Giorgio Napolitano, ex-dirigente del Partido Comunista italiano, rechazó firmarlo, bajo el alegato de “inconstitucionalidad”. Pero, entonces, ser condenado a morir de hambre y de sed es constitucional?


Sábese que el Comité Verdad y Vida (Comitato Verità e Vita) presentará a la Procuraduría de la República de Udine, provincia situada en el norte de Italia, una denuncia por homicidio voluntario. Pues cuando hay un asesinato, la justicia humana debe indagar la responsabilidad penal personal de aquellos que colaboraron con el hecho criminal.[1]

Católicos desidratados x católicos pró-vida


Pero no sólo comunistas defendieron la cultura de la muerte. En lo que fue denominado un “nuevo pacto Molotov-Ribbentrop”, Gianfranco Fini, Presidente de la Cámara de los Diputados, político de raíces fascistas, no se condolió con el triste fin de Eluana. Infelizmente también importantes católicos, de un catolicismo “deshidratado” no se importunaron con el destino de Eluana.


Entre ellos, el senador Giulio Andreotti, que fue grande exponente de la Democracia Cristiana. Sus palabras fueron apropiadas para concluir de modo pésimo una carrera política nefasta. Consideró que “un gobernante no puede involucrarse en un asunto totalmente privado”. No sin razón Camillo Langone se refirió, en las páginas de Il Foglio de 10/02/2009, a los “católicos deshidratados que abandonaron Cristo para adorar la Constitución”. [2]

“Quedan impedidos de recibir la Sagrada Eucaristía los políticos, legisladores, médicos, familiares y todos los que de algún modo colaboraron para llevar Eluana Englaro a la muerte por deshidratación y desnutrición”, declaró el Arzobispo Albert Malcolm Ranjith, Secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Las penas canónicas en el crimen de eutanasia son las mismas aplicadas en la hipótesis de aborto. Es oportuno acordarse que la Iglesia pune el crimen del aborto con la pena canônica de la excomunión automática (canon 1398). [3]

Conforme informó la agencia Zenit, "los obispos italianos habían pedido repetidas veces que ella fuera mantenida viva, pues no dependía de máquinas para vivir, pero únicamente del suministro de alimentación y hidratación". Y la Conferencia Episcopal Italiana publicó un comunicado para manifestar su "gran dolor" y expresar la esperanza de que su muerte una "aquellos que creen en la dignidad de la persona y en el valor inviolable de la vida, sobre todo cuando es indefensa". [4]

Benedicto XVI, dirigiéndose a los miles de peregrinos reunidos en la plaza de São Pedro de Vaticano en 01/02/2009, resaltó que "la eutanasia es una falsa solución para el drama del sufrimiento, una solución que no es digna del hombre", por cuanto "la verdadera respuesta no puede ser a de provocar la muerte, por más 'dulce' que sea, pero testificar el amor, que ayuda a enfrentar el dolor y la agonía de forma humana".[5]

Es clínicamente injustificable la muerte de Eluana por la eutanasia

Son asombrosas las informaciones transmitidas por el neurologista Carlo Alberto Defanti que acompañó el caso. A lo que le sean retiradas la nutrición y la agua, el neurologista de la muerte afirmó ser “óptimo el estado físico” de ella. Inclusive dijo que en octubre de 2008 Eluana había sufrido una hemorragia interna “de la cual se recuperó sin transfusiones, lo que es un síntoma de su buena condición física”. [6] ¿Por qué entonces matarla de hambre y sede, sino por un inhumano y cruel fanatismo?

Vale acordarse que 25 neurólogos de gran prestigio en julio de 2008 enviaron una petición al Tribunal de Apelación de Milán. Segundo explicaron los neurologistas, "el paciente en estado vegetativo no necesita de máquinas para continuar viviendo. No está conectado la ninguna toma". "No es un enfermo en coma, ni un enfermo terminal, pero un deficiente grave que sólo necesita de una asistencia básica atenta, como acontece en muchas otras situaciones de lesiones graves de algunas partes del cerebro, que limitan la capacidad de comunicarse y de sostenerse."[7]

Para estos neurólogos, "La nutrición y la hidratación del paciente, aunque sean asistidas, no pueden ser confundidas con un tratamiento médico .... el tubo por lo cuál le es ofrecida la alimentación no altera esa verdad elemental; él puede ser comparado con una prótesis u otro tipo de ayuda."

Desde el punto de vista antropológico, los neurólogos confirmaron "que el paciente en estado vegetativo no es un vegetal, sino una persona humana". Desde el punto de vista neurológico, "el paciente en estado vegetativo no está en muerte cerebral, pues su cerebro, de manera más o menos imperfecta, nunca dejó de funcionar; respira espontáneamente, continúa produciendo hormonas que regulan muchas de sus funciones, digiere, asimila los nutrientes."

Y afirmaron: " A pesar de que las posibilidades de recuperación son cada vez menores con el pasar del tiempo desde el accidente cerebral, hoy el concepto de estado vegetativo permanente debe ser considerado superado y se documentaron casos, aunque sean raros, de recuperación parcial del contacto con el mundo exterior, inclusive después de una larga distancia de tiempo. Por lo tanto, es absurdo hablar de certeza de irreversibilidad."

Notas
[1] Cf. Site Fattisentire.net – 11/02/2009.
[2] Cf. Site Fattisentire.net – 11/02/2009.
[3] Site Fattisentire.net 09/02/2009. Entrevista exclusiva com Mons. Malcolm Ranjith.
[4] Agência Zenit, 11/02/2009.
[5] Agência Zenit, domingo, 01/02/2009.
[6] Cf. site Terra.cl – 09/02/2009.
[7] Agência Zenit, quinta-feira, 28/07/2008.

(Hemos traducido este artículo del sitio Sacralidade, con permiso del autor)

1 comentario:

Luz dijo...

¡También adolecen de falta de fe en el progreso 'infinito' de la Ciencia, mañana, podría descubrirse el remedio para Eluana!
El mal es contradictorio, por falta de argumentes.
¡El Señor les perdone, porque no saben lo que hacen!