jueves, 24 de diciembre de 2009

LOS ANGELES Y LA SANTA NAVIDAD


No hay Navidad sin ángeles. Nos sentimos unidos a ellos y participantes de aquella alegría eterna que los inunda. Nuestros cánticos procuran en este día imitar a los suyos. Vemos el Cielo abierto ante nosotros, y la gracia de Dios elevándonos desde ya a un orden sobrenatural en que las alegrías trascienden a todo cuanto puede excogitar el corazón humano. Es que sabemos que con la Navidad comienza la derrota del pecado y de la muerte. Sabemos que ella es el inicio de un camino que nos llevará a la Resurrección y al Cielo.
.
Cantamos en Navidad la alegría de la inocencia redimida, la alegría de la resurrección de la carne, la alegría de las alegrías que es la eterna contemplación de Dios.
.
Es por esto que, cuando las campanas anuncien a la Cristiandad la Santa Navidad, una vez más se extenderá la santa alegría sobre la tierra.

Plinio Corrêa de Oliveira

Feliz Navidad a todos nuestros amigos