jueves, 25 de febrero de 2010

La tiranía castrista se saca la máscara

Zapata recibe sepultura "en un estado de sitio" en Cuba
("El País", 25/2/1010)
.
Al menos 50 opositores han sido detenidos en los últimos días o forzados a quedarse en sus casas.- "Quisiera hablar de frente con ellos para decirles cínicos, descarados, me mataron a mi hijo", ha dicho su madre en el entierro

El disidente cubano fallecido el martes, Orlando Zapata Tamayo, ha sido enterrado, por decisión de su madre, a las 7.30 hora local (13.30 en la España peninsular) en la localidad oriental de Banes, 700 kilómetros al este de La Habana, bajo el ojo vigilante de las fuerzas del orden. El portavoz de la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez, ha dicho los restos de Zapata han recibido sepultura "bajo un verdadero estado de sitio".

Al menos 50 opositores han sido detenidos en los últimos días o forzados a quedarse en sus casas para evitar que fueran al velatorio y el entierro en Banes. "Era como un pueblo tomado por el ejército japonés en Filipinas", con todas las entradas y los lugares públicos tomados por agentes de la seguridad del Estado, agregó Sánchez, confirmando lo que ya habían denunciado desde el miércoles otros disidentes. Según los opositores, policías de paisano y agentes de las fuerzas de seguridad se han desplegado en las entradas de la ciudad así como en los alrededores del cementerio y de la casa de Tamayo.

Hoy, un grupo de activistas de derechos humanos han acompañado a Reina Luisa Tamayo Danger, su madre, en una marcha pública por las calles de Banes hasta el Cementerio Sur La Güira, bajo el grito de "¡Libertad!" y "¡Viva Orlando Zapata!" .

"No le admito a Raúl Castro mensajes para esta madre porque ellos asesinaron premeditadamente a Orlando Zapata Tamayo. ¡Es un cínico! No permito que ahora pase mensajes; mi hijo lleva ya impregnado en su cuerpo los golpes, las torturas, las tonfas y lo negro de la golpiza efectuada en Holguín", declarado Reina Luisa Tamayo Danger al salir a la marcha hasta el Cementerio, informa un comunidado, el Directorio Democrático Cubano.

"¡Esta madre dice: Raúl, Fidel, no me digan nada! Quisiera hablar de frente con ellos para decirles cínicos, descarados, me mataron a mi hijo, me lo llevaron hasta donde ustedes querían por su postura contestataria, por sus principios, por su valor. Me lo llevaron hasta ahí pero no importa, aquí queda su madre, aquí queda su familia que llevarán a cabo su lucha pacífica por los derechos humanos. La palabra de Zapata Tamayo era morir por la libertad y la democracia del pueblo cubano y vivir eternamente en ella. Que descanse en paz Orlado Zapata Tamayo," ha agregado emotivamente Reina Luisa Tamayo.

Prohibición a los corresponsales

El Gobierno cubano ha aconsejado a los corresponsales extranjeros - la mayoría espera desde hace un año la renovación de su acreditación- no viajar a Banes para cubrir el entierro, silenciado por sus colegas de los medios de comunicación cubanos. El silencio también fue ayer la nota dominante entre los países de América Latina, que se interpreta dentro de la promesa de unidad hecha el martes en la cumbre de México. Ese silencio contrastó con las numerosas condenas de una muerte para algunos "evitable" y los también abundantes llamamientos al Gobierno cubano procedentes de Europa y EE UU para que libere a todos los presos políticos y garantice los derechos humanos.

El disidente, de 42 años y albañil de profesión, fue detenido en 2003 en el marco de la redada que llevó a 75 opositores a prisión acusados de conspirar con EE UU. Las condenas fueron muy altas, hasta de 28 años de cárcel, pero Zapata en realidad no pertenecía al llamado Grupo de los 75, sino que fue sentenciado a tres años de prisión por desacato, desorden público y desobediencia

* * *

Zapata, sepultado «bajo un verdadero estado de sitio»
("ABC" 25/2/2020)


Los restos del preso político cubano Orlando Zapata fueron sepultados al amanecer de este jueves en Banes, su pueblo de la provincia oriental de Holguín, que estaba "bajo un verdadero estado de sitio", informaron hoy fuentes de la oposición.

El portavoz de la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez, dijo a Efe que Banes estaba "ocupada desde el martes", cuando murió Zapata tras 85 días en huelga de hambre para pedir trato de "preso de conciencia", estatus que le reconocía Amnistía Internacional.

Al menos 50 opositores han sido detenidos en los últimos días o forzados a quedarse en sus casas para evitar que fueran al velatorio y el entierro en Banes.

"Era como un pueblo tomado por el ejército japonés en Filipinas", con todas las entradas y los lugares públicos tomados por agentes de la seguridad del Estado, agregó Sánchez, confirmando lo que ya habían denunciado desde el miércoles otros disidentes.
La oposición y la familia acusan al gobierno que preside el general Raúl Castro de haber retenido hasta después del mediodía del miércoles el cadáver de Zapata y de exigir a la madre, Reina Tamayo, que lo sepultara ese mismo día.

Según Sánchez, la familia se sintió insultada, pidió la oportunidad de velar el cadáver y entonces, tras consultar a La Habana, los agentes de seguridad aceptaron finalmente atrasar el entierro, primero solo unas pocas horas y finalmente hasta las siete de la mañana de hoy.
"Querían enterrarlo antes de que Banes se despertara", agregó el portavoz de la CCDHRN.

La bloguera Yoani Sánchez fue detenida temporalmente cuando iba camino a la sede de las Damas de Blanco, familiares de 75 opositores encarcelados en 2003, para firmar el libro de condolencias por la muerte de Zapata.

La prensa oficial cubana sigue sin informar hoy sobre la muerte de Zapata y obvia incluso la declaración que hizo al respecto el general Castro cuando estaba la víspera con su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

Castro afirmó que lamenta la muerte de Zapata, pero la atribuyó a la confrontación de medio siglo con Estados Unidos, y dijo que en Cuba no se tortura, salvo en la prisión norteamericana de Guantánamo, en respuestas a denuncias de la madre del fallecido.